Dieta equilibrada

Dieta equilibrada

Una correcta alimentación debe ser suficiente, variada, completa y equilibrada, suponiendo esto, comer todo tipo de alimentos de una forma razonable, de manera que obtengamos un estado nutricional óptimo.

Así pues, una dieta equilibrada es aquella que aporta una cantidad suficiente de todos los nutrientes que necesitamos para cubrir necesidades nutritivas, garantizar la salud y prevenir la aparición de enfermedades.

Una dieta correcta no sólo requiere de un consumo equilibrado de alimentos, sino de unos factores personales y de unos hábitos culinarios específicos y apropiados.

Es aconsejable, según expertos nutricionistas, que nuestro consumo de alimentos para garantizar una dieta equilibrada, estuviera en la proporción de 57% de carbohidratos, 25% de grasas, 15% de proteínas y 3% de fibra, de conformidad con lo establecido en la pirámide nutricional:

· Hidratos de carbono complejos: constituyen la base de la pirámide (después del agua) y son alimentos como el pan, los cereales, la pasta y el arroz. Este tipo de hidratos de carbono no engordan tanto, al ser complejos, como lo haría los azucares, aportando energía al organismo.

· Frutas y verduras: en un escalón intermedio, compuesto por frutas frescas verduras, hortalizas y legumbres (ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra y ácido fólico), que aportan hidratos de carbono de absorción lenta.

· Carnes, aves, pecados y huevos: en un escalón superior a los grupos de las frutas y verduras, se encuentra el aporte de proteínas y grasas más básico, además de incorporar a la dieta minerales, hierro, zinc, vitamina B12…

· Lácteos: a la misma altura que el escalón anterior, su base lo constituyen la leche, el yogur y el queso. Es un complemento necesario de calcio.

· Azucares, sal y grasas: en la parte superior de la pirámide se encuentran aquellos alimentos que no es recomendable su ingesta con asiduidad, debido al alto contenido de hidratos de carbono simples y grasas, que se asimilan muy rápidamente por el organismo y los almacena fácilmente. Son productos como la bollería, mantequillas y margarinas, natas, tocinos, entre otros.